Tarifas de Luz + Gas

Los consumidores queremos pagar menos por los servicios necesarios que tenemos contratados. Las tarifas luz y gas son de las que más nos preocupan, ya que pueden contar con subidas bastante acusadas. Por eso no está de más el echar un vistazo a algunos puntos claves en las facturas de energía, que nos pueden ayudar a ahorrar algunos euros.

Factura de electricidad: Qué mirar a la hora de contratar la tarifa

Si vas a contratar la tarifa de luz, debemos intentar pensar en una serie de puntos y hacer la comparación precisa. Más que nada porque así cumplirá una serie de requisitos que se amolden a nuestras necesidades:

 

  • Si es o no regulada: El regulado es el que controla el gobierno y no trabajará con más de 10 Kw, mientras que el libre nos puede ofrecer una serie de descuentos o promociones.
  • Si nos encontramos con alguna oferta, debemos informarnos de cuánto tiempo durará y en cuánto nos quedará la factura tras su vencimiento.
  • Cuánto cuesta la potencia contratada así como el Kw.
  • Leer bien las condiciones del contrato que estamos a punto de firmar.

 

Las tarifas se solían presentar en función del contador analógico o bien a través de un contador digital, en el que se facturará por horas. De ahí que sea más sencillo el ver el gasto real y si hay la discriminación horaria en ellos.

Discriminación horaria en las facturas de la luz

La discriminación horaria es poder pagar algo menos en un rango de horas establecido y más, cuando nos salimos de él. No se trata de una tarifa nocturna, ya que tiene alrededor de unas 14 horas al día. Por ello, las facturas de energía saldrán más económicas. De este modo, ya no tienes que poner la lavadora por la noche o hacer la comida del día siguiente a última hora.

 

Podrás seleccionar el espacio del día cuando sueles consumir más luz y activar ahí la discriminación horaria. Para poder ahorrar realmente, necesitas no tener más del 30% del consumo en el horario denominado Valle. Acuérdate que no solo se trata de pensar en la rutina diaria sino también en las horas del fin de semana. Gracias a los nuevos contadores, ya no hace falta hacer cambios en la instalación.

Compañías de luz y gas

El consumo de gas natural

Las tarifas luz y gas no siempre llegan para darnos alegrías, sino que en la mayor parte de las ocasiones, tenemos que hacer un control exhaustivo de ellas. Cuando pensamos en contratar la tarifa, tenemos que tener claro el consumo energético, aproximado. Por eso las tarifas se van a dividir en aquellas que son destinadas para el agua caliente y la cocina, mientras que no superen los 5000 Kw al año.

 

Claro que si tu prioridad es el agua caliente, la cocina pero también necesitas calefacción con gas natural, entonces el consumo asciende. Por lo que desde los 5000 Kw anteriores, podría subir hasta los 50 000 Kw cada año. Cuando hablamos de una casa donde haya unas tres o más personas, esta es una de las tarifas más seleccionadas.

 

Las ofertas de las comercializadoras de referencia

 

Para incentivar a los clientes y consumidores, nos podemos encontrar con ciertas ofertas entre las comercializadoras de referencia. Uno de los descuentos que podemos beneficiarnos es en el término fijo. Algunas de las tarifas de luz y gas pueden llegar con un 5% pero otras, con más del triple. Claro que si tienes una tarifa de luz y gas conjunta, los descuentos a los que puedes optar, llegarán al 20%. A mayores también hay otros servicios en forma de ahorro, pero que serán temporales. En este caso, debemos asegurarnos que una vez que concluya la oferta, no harán que la factura se nos dispare.