Las claves de la energía geotérmica

«Geotermia» es el nombre con el que se conoce a la actividad térmica del interior de la Tierra. Cuando excavamos en la corteza de nuestro planeta, podemos constatar que existe un gradiente de temperatura relacionado directamente con la profundidad. Cuanto más profundo nos sumerjamos, más calor habrá. Además, en aquellas zonas donde exista actividad magmática, como en zonas volcánicas o sísmicas, los materiales a alta temperatura del interior de la Tierra se encontrarán a una profundidad menor. Estas circunstancias pueden ser (y son) aprovechadas tanto por empresas energéticas como por particulares para generar electricidad o para caldear agua. Te contamos las claves sobre la energía geotérmica.

Estanque termal, Italia

Todas las aplicaciones de la energía geotérmica pasan por calentar agua aprovechando la diferencia de temperatura con las zonas subterráneas. De hecho, aquellas manifestaciones superficiales naturales de geotermia son similares. Géiseres, estanques termales, y otras manifestaciones similares de actividad volcánica funcionan gracias al agua que, tras calentarse gracias al calor de la tierra, sale de esta a gran temperatura, y, en algunos casos, como en el de los géiseres, en forma de vapor. El agua que sale es reemplazada por agua filtrada de lluvia o de un acuífero.

Hay tres formas diferentes de yacimientos geotérmicos aprovechables por el ser humano: de agua caliente, secos, y géiseres:

De agua caliente

Un yacimiento de agua caliente suele ser un acuífero, cercano a una zona volcánica, que, por ello, alcanza temperaturas elevadas. También puede presentarse en forma de fuente. Las fuentes de agua caliente, lugares donde el agua a alta temperatura mana de la tierra, y que tradicionalmente se han empleado para el baño, también pueden aprovecharse en explotaciones energéticas. Lo habitual es que este tipo de yacimientos sean explotados por grandes plantas geotérmicas, que envían el agua caliente para su uso en grandes ciudades, como es el caso de la planta de Nesjavellir, en Reikiavik, o que la usan para alimentar turbinas que producen electricidad. De la temperatura que el agua alcance depende esto último, ya que si no se alcanzan valores muy altos, no se llega a generar vapor, necesario para la producción de energía eléctrica.

Planta de Nesjavellir, Reikiavik

Habitualmente se suele reinyectar agua tras su aprovechamiento en las zonas termales, pues se corre el riesgo de agotar el yacimiento y de hacerlo inservible para su consumo humano. Sin embargo, sí se presenta otro riesgo: aunque la geotermia es una energía renovable, se puede llegar a agotar un yacimiento si se extrae de este demasiado calor. Por ese motivo, la explotación debe ser medida constantemente, para evitar sobrepasar el margen térmico de la zona.

Géiseres

En el caso de los yacimientos en forma de géiser, todo se presenta de forma más sencilla. El agua sale por sí misma, y en forma de vapor, de la tierra. Una turbina, montada directamente sobre las conducciones del agujero en la tierra, es la encargada en transformar la energía cinética que el vapor porta en electricidad. En estos casos, sin embargo, se da la circunstancia de que es más complicado reinyectar el agua.

Géiser Strokkur, Islandia

Yacimientos secos

En estos casos, una zona seca, a poca o media profundidad, es empleada por su temperatura elevada. Se inyecta agua para ser posteriormente extraída. Este tipo de instalaciones podrían ser empleadas por la industria geotérmica en zonas volcánicas para obtener agua a temperaturas mucho más altas que las que se alcanzan en la geotermia húmeda, pero aún no contamos con la tecnología necesaria para desarrollarlas. Sin embargo, muchos hogares sí que recurren a esta tecnología para extraer agua caliente a temperaturas no demasiado elevadas (no suficientes, desde luego, para generar electricidad), pero que bastan para alimentar un circuito de calefacción central.

Geotermia para hogares

Si estás pensando en dotar a tu hogar de un sistema calefacción geotérmica para ahorrar en tu factura de la luz y obtener agua caliente y calefacción limpias, debes saber que el coste de la instalación de los equipos no va a resultarte barato, pero que se acabará amortizando con el tiempo, pues este tipo de sistemas necesitan muy poco mantenimiento, y son fiables y seguros. Ya que no dependen de la meteorología, podrás disponer de agua caliente en cualquier momento del año sin más desembolso que el coste original.

Central de Hellisheidi, Islandia

La temperatura del terreno a 20 metros en España se mantiene, independientemente de la época del año, a 17 grados constantes. Para el aprovechamiento de esta circunstancia por una vivienda, se excava un pozo de hasta 200 metros por donde circula una conducción de un fluido termoreceptivo. Este será el encargado de llevar el calor de la tierra hasta nuestra caldera, para atemperar el hogar y obtener agua caliente. Pero ojo, no solo eso: ¡el hecho de que la temperatura de la tierra sea constante a lo largo del año conlleva que podamos usar el mismo sistema para enfriar la casa en verano!

Geotermia en España

En cuanto a los usos industriales de la geotermia: en España no existe a día de hoy ni una sola planta geotérmica en funcionamiento. Aunque fue en los años 60 cuando comenzaron a abrirse las primeras explotaciones de este tipo (la primera se edificó en Suecia, en plena crisis del petróleo), aún no se ha considerado rentable construir una en España. Es cierto que es en países con alta actividad volcánica, como Islandia o Japón, donde este tipo de instalaciones encuentran una mayor eficiencia. Sin embargo, no podemos obviar el hecho de que en España sí que hay zonas de alta actividad geotérmica. Un ejemplo son las Islas Canarias, donde se podría emplear el calor del magma bajo la tierra para generar electricidad.

Teide, España

En cualquier caso, las plantas geotérmicas de media y baja temperatura, que no sirven para generar electricidad pero sí para calentar interiores, sí podrían instalarse en cualquier parte del territorio. Un ejemplo de este tipo de instalaciones es la que se ha implementado para la estación del metro de Madrid, Pacífico. Una bomba de calor lleva agua caliente de la tierra a la estación en invierno, y agua fría en verano, calentando y refrigerando, tanto los andenes, como los locales, a un coste extremadamente bajo.

Ventajas de la energía geotérmica

  • Se trata de una energía renovable, limpia, que reduce la dependencia de otras fuentes de energía.
  • Es extremadamente eficiente, y muy rentable.
  • No genera ruidos, como puede hacerlo un aerogenerador.
  • Una planta geotérmica requiere de un espacio menor que cualquier otra planta térmica para operar con la misma potencia.

Desventajas de la energía geotérmica

  • Existe un pequeño riesgo de generación de microsismos, consecuencia del rápido enfriamiento de las rocas.
  • Podrían liberarse accidentalmente gases tóxicos.
  • Si no se tiene cuidado, es posible llegar a contaminar aguas próximas.
  • Solo está disponible, al menos, para la generación de electricidad, en zonas muy concretas.

Aunque, como ya hemos indicado, en España no se produce electricidad a partir de la geotermia, sí que contamos con numerosas fuentes renovables para generar energía para nuestros hogares, pero si lo deseas, puedes instalar en tu hogar una bomba de calor geotérmica para ahorrar, calentando tu hogar en invierno, y refrigerándola en verano. Si deseas seguir ahorrando con tu tarifa eléctrica de energía verde, echale un vistazo a estas ofertas. Compañías como EndesaGas Natural Fenosa Iberdrola cuentan con tarifas de energía 100% renovable. Además, existen pequeñas empresas como Enara o Gesternova cuyo catálogo completo de tarifas son de procedencia verde 100%. Puedes acceder a nuestro buscador para encontrar las mejores tarifas de energía renovable para tu hogar.

Comments

mood_bad
  • No comments yet.
  • chat
    Add a comment