Fibra óptica: qué velocidad necesito

La mayor velocidad de fibra óptica que actualmente podemos contratar para el hogar son las tarifas de un gigabit por segundo, ofertadas por Yoigo, Orange, Adamo y Parlem. Aunque estas cotas han ayudado a las empresas citadas a desmarcarse de la competencia en ciertos segmentos del mercado, ¿realmente necesitas tanto bando de ancha? La mayoría de usuarios habituales de Internet con un uso normal no verán diferencia alguna entre tener 100 Mb y un giga por segundo. ¿En qué casos es buena idea contratar una tarifa de 1 Gbps para el hogar?​

Qué es un giga

Debemos empezar hablando de lo que es un megabit. La mayoría de empresas de telefonía anuncian sus tarifas de Internet para el hogar en bits por segundo. Un bit es la unidad mínima de información. Se trata de la respuesta a una pregunta: sí o no. Con un solo bit, puedes apagar o encender una bombilla. Para cuestiones más complejas, existen múltiples lenguajes binarios que emplean secuencias de bits para describir realidades más complicadas. En los lenguajes informáticos actuales se emplea como base una secuencia de ocho bits para conformar la unidad mínima de estos idiomas. Estas se conocen como bytes.

Ten cuidado para no confundirte. Aunque la mayoría de operadoras anuncian sus ofertas de Internet para el hogar con bits, pueden darse escenarios en que la ambigüedad entre ambas medidas se emplee intencionadamente para crear publicidad engañosa. Por ejemplo, aunque lo habitual es que la cantidad de datos móviles de las tarifas de celulares sea representada con bytes, podría darse el caso de que una operadora lo haga en bits, y así pueda parecer que las cantidades que oferta son ocho veces mayores a la realidad. Para cuidarte de estas fórmulas, recuerda lo siguiente: cuando van abreviados, los bits van con be minúscula (Mb), y los bytes, con be mayúscula (MB). Así, un Mb es equivalente a un millón de bits, y un MB equivale a ocho millones de bits.

Qué velocidad me conviene

Si en tu hogar dispones de ADSL, no te van a quedar muchas opciones a la hora de obtener grandes velocidades, pues esta tecnología que circula por medio de los cables de cobre del teléfono solo alcanza unos 50 Mb de descarga. Sin embargo, la fibra óptica ha abierto un nuevo mundo de posibilidades. Nuestro consejo es que, si te es posible, apuestes por la fibra, pues no solo vas a obtener velocidad, sino también otras mejoras, como una latencia mínima, por ejemplo. Pero, ¿cuánta velocidad necesitas contratar?

Hasta 50 Mb

Si a tu zona únicamente llega el ADSL, esta es la única opción que tendrás. No hay muchas operadoras que ofrezcan fibra óptica a velocidades tan lentas, pero el hecho de que sea la modalidad más barata puede hacer a esta opción atractiva para cierto rango de usuarios.

Para empezar, si tienes por seguro que vas a conectarte a tu línea de Internet únicamente a través del router que la operadora te proporcionará, seguramente no valga la pena contratar una velocidad mayor. Los routers que suelen instalar estas empresas no tienen demasiada calidad, y la única manera de acceder a la velocidad verdadera contratada suele ser mediante un cable de red o un PLC. Sin embargo, existen muchos routers de alta calidad que puedes adquirir en el mercado para acceder a mayores velocidades a través de red WiFi.

Una velocidad de hasta 50 Mb servirá bien a un hogar donde solo haya una o dos personas, y donde el uso de Internet se limite a consultar la web, enviar correos, y ver vídeos en baja calidad. Ten también en cuenta que, si tu conexión es ADSL, probablemente no te llegue la velocidad contratada, sino una cifra bastante menor.

100 Mb

Si queremos hacer un uso normal de Internet, teniendo la posibilidad de ver contenido en streaming de alta calidad, subir contenido moderadamente, o descargar muchos archivos pesados rápido, 100 Mb nos vendrán estupendamente si en la casa hay uno o dos individuos.

Existen muchísimas ofertas de 100 Mb, pues es la opción más común en tarifas de Internet para el hogar, y es fácil encontrar un buen precio de ese modo. Si vas a subir mucho contenido, intenta que la conexión sea simétrica.

300 Mb – 500 Mb

Cualquier hogar va a estar bien cubierto con una tarifa de entre 300 megas y 500 megas. Estas cantidades permitirán a múltiples usuarios ver vídeo en streaming en alta calidad, jugar a videojuegos en línea, o descargar archivos pesados a la vez. Recuerda que para estas tasas, lo ideal es prescindir del WiFi, e instalar otro tipo de red doméstica para alcanzar el verdadero potencial de la fibra.

Parece ser, pues, que los 500 Mb son el tope al que una familia puede sacarle partido. ¿Para qué, entonces, contratar la máximas tarifas de fibra óptica?

1 Gbps

Todo un giga al segundo por el cable de Internet. A esa velocidad, un ordenador con un disco duro de un terabyte puede llenar su disco hasta el límite con contenido en tan solo dos horas y 21 segundos. Pero recuerda que necesitarás una red doméstica de alta calidad para poder disfrutar de algo así en un solo dispositivo.

¿Quién necesita tanto? Pues, evidentemente, empresas pequeñas y medianas sí que encontrarán muy útiles estas cantidades, pero a la hora de hablar del mercado doméstico, solo usuarios muy específicos sacarán provecho de estas conexiones. Una buena opción para sacarle partido es la instalación de un servidor NAS junto al router para centralizar el tráfico y crear una red local extremadamente rápida, pero pocas más opciones hay para emplear con eficacia una red de 1 giga por segundo en el hogar. Mientras estas conexiones no bajen de precio, parece que a la gran mayoría realmente no le compensa aumentar su velocidad más allá de los 500 megas.

Ver Netflix

Para ver Netflix o HBO, todo depende de la calidad con la que quieras ver los contenidos. Realmente, para poder visualizar los contenidos sin cortes, te basta con 3 megabits por segundo, pero con esa velocidad, solo podrás hacerlo en calidad baja. Si quieres verlos en ultra HD, el mínimo es de 25 megabits por segundo, siendo recomendable disponer de algo más.

De todos modos, estas velocidades son ciertas en el caso de que nuestra red doméstica tenga una eficiencia del 100%. Lo habitual, en cambio, es que se produzcan pérdidas, por lo que es mejor pecar de prudentes. En cualquier caso, cualquier tarifa de fibra óptica debería permitirte visualizar estas plataformas en alta calidad, al menos, mientras no hagas nada más al mismo tiempo.

Jugar online

Para poder disfrutar de velocidades competitivas a la hora de competir en entornos multijugador, vas a necesitar, sobre todo, una conexión estable. Aunque para la descarga de los propios juegos, probablemente te venga bien una descarga más rápida para reducir esos tiempos, realmente, para el juego en sí, no necesitas demasiada banda. Con 10 Mb estarás más que cubierto para tener una experiencia excelente. El factor diferenciador, sin embargo, se encuentra en la latencia.

La latencia es el tiempo que tarda un bit en llegar hasta tu ordenador desde los servidores del juego. De la latencia depende que puedas reaccionar ágilmente en juegos de acción. Si quieres garantizarte una buena latencia, el paso mínimo es tener fibra óptica, pues el ADSL es muy inestable y te causará bastantes quebraderos de cabeza.

También deberás optimizar tu red doméstica para reducir los tiempos. Para empezar, olvídate del WiFi. Lo mejor es que emplees una conexión por cable de red, aunque hay otras opciones disponibles. Se puede considerar que tenemos una latencia decente mientras sea de menos de 70 milisegundos. A partir de ahí, seguramente esta nos cree desventajas.

Si deseas seguir ahorrando, échale un ojo a nuestro buscador de tarifas de fibra y ADSL para encontrar las mejores ofertas en Internet para el hogar.

Comments

mood_bad
  • No comments yet.
  • chat
    Add a comment