Las claves de la energía eólica

El 2% de la energía del Sol que alcanza a la tierra se convierte en energía cinética en forma de viento. Solo una decimotercera parte de esta podría recolectarse, y, sin embargo, solo ella bastaría para abastecer diez veces el consumo actual mundial de energía. Hablemos de energía eólica.

Cómo funciona un aerogenerador

La mayor parte de la energía eólica recolectada se toma mediante grandes aerogeneradores en zonas ventosas. Todos hemos visto los enormes ‘molinos’ que en algunas áreas inundan el paisaje. Estos están compuestos por una torre, anclada a la tierra por grandes cimientos, una góndola, que sostiene las aspas y los equipos transformadores, y el eje horizontal con los elementos móviles.

Para poder recoger el viento, las aspas tienen que orientarse constantemente hacia este. Para ello, un sistema de orientación sostiene la góndola, a la que constantemente mueve para dotarse de la dirección más eficiente. Al incidir el viento sobre las palas, estas giran, moviendo el eje. La velocidad del eje es aumentada mediante un sistema mecánico de multiplicación, y finalmente, esa energía cinética llega a un generador electromagnético. La corriente generada, de tensión media, desciende hasta el armario eléctrico en la base de la torre, desde donde es enviada hasta un transformador y posteriormente es inyectada en el flujo eléctrico.

Habitualmente, los aerogeneradores se sitúan en grupos, llamados “parques eólicos”. En cada uno de estos puede haber decenas de receptores, situados a cierta distancia entre sí para evitar las turbulencias. Suelen estar ubicados en una sola fila de forma perpendicular al viento, aunque a veces pueden formar varias filas.

Pros y contras de la energía eólica

La energía eólica es renovable e inagotable. Aunque es cierto que, como dicta el principio de conservación de la energía, al tomar energía del viento estamos afectando al medio ambiente, en realidad, esta incidencia es tan pequeña que no supone algo por lo que debamos preocuparnos. Eso sí, solo podemos ubicar parques eólicos en lugares muy ventosos. España, por ejemplo, es una buena ubicación, pues cuenta con fuertes corrientes atmosféricas que promueven la instalación de aerogeneradores; sin embargo, países como Italia, con vientos más calmados, no tienen una buena geografía para este tipo de renovable.

Además, es más eficiente que la quema de combustible tradicional. Un aerogenerador produce energía a un coste menor que una central térmica, y todo ello sin contaminar. Es cierto que la producción del equipo es un proceso contaminante, pero las emisiones de estas operaciones quedan muy por debajo de las que generan las energías no renovables.

Eso sí, los parques eólicos pueden producir un efecto negativo en el ecosistema. Por un lado, producen una gran cantidad de ruido, lo cual tiene la potencialidad de afectar a la fauna local, cambiando sus hábitos. Además, las enormes aspas de los aerogeneradores pueden incluso acabar con la vida de muchas aves, que emplean para ascender las mismas corrientes que muchos parques eólicos aprovechan. En cuanto a la actividad humana, si los parques eólicos se ubican cerca de alguna vivienda, el ruido será insoportable. Además, el giro de las aspas al anochecer o al amanecer puede llegar a producir un efecto denominado “de discoteca”, generando sombras y luces de forma rápida, y pudiendo llegar a producir ansiedad. Por supuesto, también se ha de mencionar su impacto visual. Un aerogenerador no es un artefacto pequeño, y su presencia es capaz de modificar el panorama de un entorno natural completamente.

Muchos de estos problemas se solucionan si los parques eólicos son edificados en el mar. Al alejarnos de la tierra firme encontramos las máximas velocidades del viento que podemos hallar. Además, eliminamos fácilmente el impacto visual y los problemas para el ser humano que los aerogeneradores pueden crear. Sin embargo, construir un aerogenerador en alta mar requiere de unos costes de instalación mayores, pues el anclaje de los equipos al fondo marino es mucho más difícil, y el mantenimiento se encarece. Esto no es óbice, sin embargo, para la empresa GE Renewable Energy, que construirá en 2020 el mayor aerogenerador del mundo, en alta mar, con capacidad para alimentar a 16.000 hogares, y de un tamaño ligeramente inferior al del edificio Chrysler.

Por otro lado, están los pequeños aerogeneradores. Este tipo de equipos de bajo coste es capaz de alimentar a viviendas aisladas con electricidad, o incluso de verter el excedente a la red eléctrica. Sin embargo, tanto estas instalaciones como los grandes generadores cuentan con un importante problema: si no hay viento, no hay energía. Por ese motivo, la energía eólica tiene que ser complementada con otras formas de obtener electricidad.

Sin embargo, a pesar de sus inconvenientes, y del hecho de que nunca va a poder suministrar en solitario las necesidades de todos, la energía eólica se trata desde luego de una solución limpia, y, en muchos casos, más eficiente que la quema de combustible.

Tarifas renovables

Compañías como Endesa, Gas Natural Fenosa o Iberdrola cuentan con tarifas de energía 100% renovable. Además, existen pequeñas empresas como Enara o Gesternova cuyo catálogo completo de tarifas son de procedencia verde 100%. Puedes acceder a nuestro buscador para encontrar las mejores tarifas de energía renovable para tu hogar.

Comments

mood_bad
  • No comments yet.
  • chat
    Add a comment